Ariadna SonasEl Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 de Lomas de Zamora comenzó a juzgar en la mañana del martes 8 de agosto al único detenido por el femicidio de Ariadna Sona, ocurrido en diciembre de 2015 en El Jagüel. Por el hecho, Marcos Ezequiel Maciel llegó imputado por homicidio calificado por mediar violencia de género, por ser la víctima mujer, con abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego en tentativa. El juicio es llevado adelante por la fiscal especializada en violencia de género, Verónica Pérez.

En la primera jornada, los testigos dieron cuenta de impactantes relatos sobre los hechos, y ubicaron al imputado en el lugar. Uno de los testigos, menor de edad, se encontraba junto con sus amigos en la estación de trenes de El Jagüel aquel día, y relató que cuando regresaron al lugar donde habían estado con Maciel hacia unos minutos, "él salió corriendo, y Ariadna estaba toda ensangrentada". "Estaba toda golpeada, con la bombacha baja hasta la rodilla, no podía hablar", agregó el testigo.

Luego, y en coincidencia con la versión de otros tres jóvenes presentes en la audiencia, se acercaron hasta la comisaría a pedir ayuda, y junto con el personal policial fueron a arrestar a Maciel a su casa.  

El personal policial, que también actuó como testigo en el juicio sumó que al momento de su detención, Maciel tenía sangre en sus manos y uñas, además de rasguños en toda la espalda. En la escena de los hechos, el personal policial encontró el arma blanca utilizada para crearle las heridas a la joven, además de una bolsa con poxiran.

Por su parte, la madre de Ariadna indicó al tribunal que cuando llegó al hospital de Monte Grande, donde había sido trasladada su hija, llegó a preguntarle si había sido Maciel el responsable, y afirmó que su hija "asintió". "Ella salió a las 19.00 con 100 pesos a comprar para la cena y nunca volvió", lamentó.

"Su estado siempre fue crítico, y al tercer día le declararon la muerte cerebral. Nunca nos dieron la esperanza de vida", manifestó.

Ariadna Sona, de 18 años, murió luego de agonizar durante casi una semana tras ser apuñalada y mutilada en El Jagüel, el 7 de diciembre de 2015. Marcos Ezequiel Maciel fue detenido pocas horas después del asesinato.

Según la investigación, Maciel, de 26 años, interceptó a la víctima muy cerca de la estación de El Jagüel, la amenazó y la llevó hasta un lugar oscuro donde intentó violarla. En esas circunstancias, Ariadna se resistió y el hombre le aplicó 17 puñaladas que incluyeron el corte de una oreja y tres dedos.

La joven -que tenía un hijo de 4 años- fue internada de urgencia y falleció una semana más tarde luego de agonizar por las heridas recibidas en el ataque.

Si bien en un principio no aparecían, con el correr de las semanas se fueron acercando testigos del hecho que fortalecieron la imputación.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano