Anahi Benitez SombreroEl abogado de Marcos Esteban Bazán, el único detenido por el crimen de Anahí Benítez, la chica de 16 años hallada asesinada el viernes en la reserva natural Santa Catalina de Lomas de Zamora, aseguró que su cliente accedió de manera voluntaria a que le extraigan sangre para estudios de ADN y entregó la clave de su celular para demostrar a los investigadores su inocencia.

 

“Creo y estoy convencido de la inocencia de mi asistido, por eso estamos esperando que se produzca la prueba que va a acreditar lo que mi cliente dijo, que no participó del hecho y no conoce a la víctima”, dijo a la prensa el abogado Lucio de la Rosa, defensor del imputado, en la puerta de los tribunales de Lomas de Zamora.

Por otra parte, el abogado anunció que este jueves prestará declaración testimonial Florencia, la novia de Bazán, quien según declaró éste ante la Justicia conocía a la víctima, ya que le había dado clases particulares a una compañera de ella.

En su indagatoria de este martes, Bazán también admitió que conocía al otro imputado que tiene la causa, aunque fue liberado por falta de pruebas, el docente Francisco Leonardo Agostino (40), ya que en 2009 le había dictado tres clases particulares de matemáticas, reveló una fuente judicial.

Estos dos datos fueron tenidos en cuenta por los pesquisas para elaborar las conexiones que pudieron haber tenido los dos imputados, ya que en principio fueron investigados en dos hipótesis diferentes.

En tanto, la defensa de Bazán pidió a la fiscalía que remita un oficio a la empresa que opera la línea ferroviaria General Roca para que ésta ponga a disposición una lista de empleados que trabajaban en la estación Santa Catalina, lindera a la casilla del acusado, y así sean citados a declarar sobre lo que pudieron haber visto en el lugar.

El letrado subrayó que Bazán “se puso a disposición de la Justicia” y que en ese contexto “permitió que se le extraiga sangre a los efectos de cualquier cotejo de ADN que se quiera hacer en el marco de la investigación”.

Además, el abogado contó que el acusado “entregó la clave de su celular, el cual fue incautado en el allanamiento de su domicilio, a los efectos que se analicen los Whatsapp, los mensajes de texto, las llamadas entrantes y salientes”.

De la Rosa confirmó que durante la indagatoria ante las fiscales de la causa, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, su cliente hizo mención a que “uno o dos días después de la desaparición de Anahí”, radicó en la Comisaría de Parque Barón una denuncia sobre “un hecho raro que le llamó la atención”.

El defensor explicó que su cliente “había sido víctima de varios robos en su domicilio”, que “cuando regresaba de su trabajo le faltaban cosas” y que el lugar “era tierra de nadie”.

“Estaba saliendo once y media de la noche para su trabajo, que ingresaba a las doce, y se cruza a un hombre encapuchado que huye. Él iba en moto y lo intenta atrapar, pero lo pierde en la persecución e inmediatamente preocupado por esta situación, se presenta en la seccional novena de Lomas (de Zamora) y denuncia el hecho, denuncia que está agregada al expediente”, señaló.

“El ingreso a esa reserva de Santa Catalina es por cuatro accesos que no tienen control alguno. Cualquiera tiene acceso a ese lugar”, afirmó el abogado.

Al dar una explicación de por qué los perros siguieron el rastro de Anahí hasta la casa de Bazán, De la Rosa sugirió que cualquier persona pude tener acceso al domicilio cuando no hay nadie.

“La casa de mi defendido no tiene medidas de seguridad que impidan el acceso a cualquier persona cuando él no esté en su domicilio”, comentó.

Respecto al hallazgo de ropa de mujer en la propiedad de Bazán, el abogado ratificó que se trata de prendas de la novia de su cliente.

“La novia tiene fotografías donde está con la ropa que encontraron puesta. Fotos de Whatsapp que tienen fecha y hora. No es algo que uno pueda armar”, señaló al respecto.

Sobre los cabellos que aparentan ser de mujer hallados en el mismo domicilio, el letrado contó que su cliente señaló ayer en la indagatoria que eran de su novia y que ella y la madre de Bazán son “las únicas dos mujeres que entran a su casa”.

Otra de las pruebas de la fiscalía contra Bazán es que en un cuaderno de Anahí había una mención a la casa del imputado, pero el abogado negó que lo que aparece en las anotaciones de la víctima sea algo concluyente.

“Me enfoqué a la referencia de que la víctima había hecho una descripción pormenorizada del domicilio de mi cliente. Resulta que me abren la página, me muestran el subrayado en un texto que habla de un camino de tierra que termina en una casa. Pero es una descripción muy pobre. No hace una descripción detallada”, explicó.

Sobre la coincidencia de que en la propiedad se halló arroz hervido similar al que en la autopsia se descubrió que había ingerido la víctima antes de su muerte, el abogado manifestó que “el arroz tampoco es caviar”, en referencia a que puede ser encontrado en cualquier hogar.

También agregó que en la indagatoria “Bazán refirió que él le cocina a la noche a los perros y que les deja en una olla el arroz colgado en un árbol, fuera del domicilio, en el jardín del fondo”.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano